sábado, 31 de octubre de 2009

Románico... “para chuparse los dedos”.

Entre la variada iconografía y simbología románicas, seguro que nunca se habían tropezado ustedes con una pieza como ésta: el “capitel de los cocineros”. Algo insólito, algo que va más allá de todo cuanto podíamos atribuir a la imaginación medieval.
Sobre un frondoso cuerpo vegetal, aparecen cocinera y cocinero, de alto gorro, cucharón y tenedor en ristre, como quien presenta armas o hace guardia.
¿En qué templo se encuentra este original capitel? Pues en el “Templo del Buen Yantar”, presidido por “Nuestra Señora de la Buena Mesa”, en las Merindades de Burgos.
Ante él, nos resulta inevitable recordar aquella canción tan popular en la radio de nuestra infancia, que el grupo vasco “Los Xey” repetía incansable para las “Peticiones del oyente”:
.
Buen menú, señor...
.
Camarero, señor, camarero, señor.
-¿Que hay para hoy?,
Señor, un buen menú:
Solomillo asado con patatas fritas,
sesos huecos, hígado, liebre chatobrian.
.
Sopa de albondiguillas, caldo de tortuga,
sopa húngara, consomé de almejas,
gran cocido parisien, huevos al graten.
.
Tenemos pollo asao, asao, asao,
asao, con ensalada, buen menú, buen menú,
buen menú, señor.
.
Y frescos calamares, gallo, pescadillas fritas,
salmonetes, barbos, bacalao a la vizcaína,
atún, besugo, almejas, truchas, sábalo,
langosta a la americana, faisán relleno,
pavo asao, asao...
Pavo asao, asao, asao, asao, con ensalada,
buen menú, buen menú, buen menú, señor.
.
Frito de espinacas, berenjenas fritas,
habichuelas, fríjoles y tortilla al ron.
Crema, tocino de cielo, mazapán, natillas,
hojaldre, franchispán, flan de avellanas, frutas,
queso roquefort y también gruyer.

.
Y después, buen helao, y café,
buen provecho le haga a usted.
Buen provecho le haga a usted.
.
Se trata de la adaptación de una canción muy popular a fines del s.XIX, titulada Der Speisezettel, compuesta por el alemán Karl Zöllner (1800-1860), líder del movimiento coral masculino que se difundió por toda Europa.
En 1927, sentados a la mesa de la cocina del histórico Café Iruña de Bilbao, Miguel Arregui Trecet (1894-1944), pianista del local, y Jesús Unzué, hijo del fundador, que ejercía como jefe de cocina, compusieron la versión castellana de esta canción humorística, ahora basada en la carta de platos del emblemático café de la calle Berástegui.
Y bien podríamos cantarla, con la vertiginosa entonación de “Los Xey”, ante este curioso capitel románico, cuyo misterio no reside más que en el buen humor de los publicistas.
.
Porque la simpática fotocomposición, es únicamente el reclamo para las “Jornadas Gastronómicas de las Merindades”, jolgorio alimenticio que comenzó en 2006 y va por su IVª edición, con la participación de diversos establecimientos hosteleros de esa región burgalesa, que ofrecen una degustación por estación, cuatro fines de semana al año, a saber:
Invierno. Febrero: potajes y productos de la matanza.
Primavera. Abril: setas, caracoles y trucha.
Verano. Julio: carne de vacuno, cordero y productos de la huerta.
Otoño. Noviembre: hongos y caza.
.
Si tienen tiempo, posibles, y ganas, no se priven. Vayan a las Merindades, que desde Siones, hasta San Pantaleón de Losa, pasando por Tabliega, Valdenoceda, Oña o Frías, el románico está para chuparse los dedos y su gastronomía también.
.
Salud, fraternidad y... “Buen provecho le haga a usted”.

12 comentarios:

Iconos dijo...

Caramba, Alkaest, me has abierto el apetito!! Nunca pensé que un comentario sobre un capitel románico produjese hambre. Buen consejo nos das. Habrá que hacer un esfuerzo... Un saludo.

Polvorilla dijo...

¿No le parece a usted señor Alkaest que este laberinto románico, se ha convertido en un auténtico laberinto medieval? Lo digo porque ha entrado en nuestro laberinto y ha danzado siguiendo el recorrido hasta lo más recóndito de nuestra infancia cuando en las viejas radios escuchábamos esas coplillas y, todavía niños, almas cándidas aún, no teníamos ni idea de las comidas que allí se nombraban, repitiendo, como loros lo de : "pavo asao,asao" sin vislumbrar en nuestras tiernas entendederas que llegaría la "nouvelle cuisine" y tras ella, en casi el final del laberinto aquello de "salud y románico". Está visto que ésos que van con usted en su camino ya andaban de visionarios mientras tarareaban sin ton ni son y con vistas a un futuro...

juancar347 dijo...

Visionarios o no, señora Polvorilla, ¡póngame Vd.una de arpías al capitel, otra de lomos de centauro al sagitario y unas colas de sirena a la vinagreta!. Que buena publicidad para unas jornadas gastronómicas. Ya no me acordaba de lo que nos reimos en las Merindades. Un abrazo

Pilara dijo...

Os trascribo una conversación oída en algún restaurante de Castilla -León de cuyo nombre no puedo acordarme:

....

"Y para terminar en condiciones una copita de anís del símio dulce...
-¿El mono?
¡¡No!!... dulce el anís , el mono... ¡mono!... sí, sí ese de la etiqueta roja... El seco es verde...
-¿El mono?
El anís...¡Señor mío! ¡Le estoy pidiendo anís del mono...en copa grande y un sólo hielo!...
-Caballero, no sé si tenemos copas tamaño mono...

Busque mientras ahumo al personal con este cabito de D. Julian que me quedó del desayuno..."

Hay gente "pa tó"

Alkaest dijo...

Si es lo que yo digo, y nadie me escucha. ¡El románico hace extraños compañeros de viaje!
¡Simios que beben anís y fuman colillas de puros!
¿Cómo que no era eso? ¿Seguro...?
No se, no se. Yo estaba allí y... ¿Me atontarían los vapores del anís y el humo del purito, por eso ahora no recuerdo bien como era la cosa...?

Salud y fraternidad.

Baruk dijo...

Ñam, ñam... ya me has chafado aquello tan malicioso que quería hacer en un lugar de la red de cuyo nombre no quiero acordarme...

ay Déu meu!.. y ahora yo con quién me meto!???

En fin, visto lo visto, os propongo quedar en algún lugar que no nos conozcan para zamparnos un capitel románico de esos tan apetitosos. Hace?


Salud y románico!!


***

Pilara dijo...

Querida Baruk, lo siento. No ha sido telepatía ...Creo??
Ha sido un acto reflejo; ver el menú tan sabroso que nos ha presentado mi compadre Alkaest y pensar que faltaba el purito D.Julian y la copa de anís...

-"!!!El Mono...con un hielo!!!"

Ya empezamos...
El camarero lleva días buscando el mono rojo y dulce que se quiera meter en la copita...¡con un hielo!
¡Él que ya tenía localizado al verde!...

Un fuerte abrazo.

Alkaest dijo...

Hola Iconos, me alegro de verte por este "Bar Románico de Tapas", tómate algo, que yo invito.
Creo que la especialidad de hoy, es el "montadito de basilisco con chiles"... Y para pasar el picante, nada mejor que la cerveza de grifo, pero grifo de barril, no Grifo de capitel, vayamos a tener un disgusto.
_________________

Pilara y Baruk, dejad de "marear" al simio con vuestras chanzas, que ya tiene una edad...

Con razón decía el tío aquel, el inglés de las barbas, que el "hombre" y el mono descienden de un "abuelo" común... El gusto de ambos, por el anís y los puros, lo demuestra sin lugar a dudas.
_________________

Compadre Juancar.

Y hay que ver los "menús románicos" que crean algunos "chef", en cuanto se toman una copita de "anís del Simio":
1º Arpías, al capitel.
2º Lomos de centauro, al sagitario.
3º Colas de sirena, a la vinagreta.

¿Compadre Juancar, que esperas para ofrecernos los "segundos" y los "postres"?

Consejo. Yo patentaría el menú, antes que los restaurantes de Las Merindades se percaten del potencial turístico de esta "carta" y te la roben...


Salud y fraternidad.

Baruk dijo...

Pero que diceeeé!!! si yo no he dicho nada de ningún mono ni de ningún simio!!... que mi protesta iba por otros andurriales!!!

A ver si aprendéis a interpretar correctamente lo que digo, que ya va siendo hora!!

En fin, de incomprendidas esta la red llena...


***

Alkaest dijo...

¡Vale! Pues quedamos en el restaurante del "meú románico", y nos explicas de que trata tu protesta, mientras degustamos unas "carrilladas de quimera" a la placha, aunque si te gusta lo vegetariano, preparan unas "mandrágoras al vinagre de Módena" exquisitas. Porque esto se ha llenado de simios gritando, mientras fuman o beben anís, y no hay quien se entienda con el de al lado.

Besicos (humanos, no de simio).

EL CAMARERO dijo...

Sí, por favor!!
Tengan ustedes la bondad de ir abandonando el local...después, claro está, de haber hecho frente a la "dolorosa"!!

Nosotros dominamos la cocina tradicional pero..me están pidiendo unos productos que no he visto en mi vida en el mercado de abastos de esta villa...

¡Mira que están locos estos románicos!

Malvís dijo...

Pues para completar el marco surrealista, casi kafkiano, precisar que ese preciso lugar no era sino en la Merindad de Cuesta Urría, concretamente en Trespaderne. Y que el restaurante se llama, ni más ni menos que " SEVILLA".

¡ Vivir para ver... románico?¡