viernes, 5 de septiembre de 2008

El espíritu de la Diosa sopla donque quiere... (La roca, IV)

Templo de Santa Cecilia, mediados s.XII, Vallespinoso de Aguilar (Palencia).
.
El sentido mágico, sagrado, de los afloramientos rocosos, no depende de su tamaño o grandiosidad. Una pequeña elevación pétrea, puede constituir un lugar de poder tan significativo como una gran montaña. La madre Tierra dispensa sus fuerzas internas, en forma de wouivres o serpientes telúricas, a su antojo. En la roca, palabra divina solidificada, se contiene la energía vital de la creación y, en conjunción con las corrientes de agua, puede transmitir esa energía para beneficio de los seres vivos.
.

Desde antiguo la humanidad, en todas sus formas religiosas, ha reconocido y apreciado estas cualidades telúricas, levantando sus templos sobre tales rocas, por el doble poder que su energía interna les otorga. Uno, ser lugar idóneo para relacionarse con la divinidad. Dos, por su carácter reparador en la salud de personas y animales.
.

El pequeño templo de Santa Cecilia, en Vallespinoso de Aguilar (Palencia), se eleva sobre un reducido pero agreste peñón, bajo cuyas rocas corre un manantial. Es una joya románica humilde, cuya riqueza no se aprecia en toda su magnitud hasta que no llegamos a su portada y penetramos al vacío interior. Sin embargo, ya su silueta, desde lejos, nos anuncia que estamos ante un templo especial. Su sencilla belleza, sobre el mágico peñón, es un descanso para el espíritu.
.
El acceso al edificio, es casi un itinerario iniciático. Por unas escaleras talladas en la roca se pasa bajo un arco, que lleva a una escasa plataforma donde se encuentra la rica portada. A continuación, adosada al muro, una torrecilla cilíndrica nos permitirá el paso, a través de un estrecho pasadizo abovedado que se abre en su base cuadrada, hacia el ábside. Los lados norte y oeste son impracticables, pues la roca cae a pico hacia el abismo.
.
Las figuras talladas en sus piedras son primorosas, a pesar de los desperfectos del clima y de la historia podemos todavía apreciar parte del fino trabajo, más propio de un artesano de la eboraria que de un cantero. El Magíster que creó estas obras, plenas de serena plasticidad, estética espiritualidad y profundo simbolismo, era de los mejores en su tiempo.
.
Portada sur, un guerrero bien pertrechado vence al terrible dragón serpentario.
.
Portada sur, combate entre centauros.
.
Interior, capitel, Sansón vence y domina al león.
.
Interior, capitel, de nuevo el guerrero domina al dragón serpentino.
.
Interior, capitel doble, los vegetales crecen en espiral, como vórtices de energía...
.
Por desgracia gran parte de su mensaje simbólico se ha perdido, pues el templo estuvo arruinado hasta 1958 en que fue restaurado, reconstruyéndose entonces parte de sus muros y bóveda que habían caído. Aunque, muchas de sus esculturas, ya habían sido robadas o destruidas.
.
No obstante, ahí está su altar, elevado en el ábside a un nivel superior al de la nave, sobre la roca madre, proclamando la sacralidad, la magia del lugar, generada por la energía que emana de la Madre Tierra.
.
Salud y fraternidad.

6 comentarios:

Minerva dijo...

Como siempre, muy hermoso. Me gusta mucho ver sus fotos, así puedo ver cosas que quizas nunca vea en persona. Me parece increible, mágico, que haya ese tipo de lugares, repartidos aqui y alla, perdidos por los caminos, en cualquier parte...cuantas cosas podrían contar esas piedras!

saludos de México

Jesús M. Landart dijo...

Ese Sansón intentando desquijarar al león mientras lo monta y lo domina, capa al viento) me sonaba poderosamente, pero yo nunca he estado en este templo.

Buscando entre mis fotos, resulta que el de mi recuerdo es de la galería porticada de Rebolledo de la Torre. Ambos magníficos, parecen salidos de la misma mano...

http://picasaweb.google.es/lh/view?q=sans%C3%B3n&uname=jmlandart&psc=G&filter=1#5234412085568819106

Alkaest dijo...

Amigo Jesús, en efecto, hay una serie de "Sansones" que parecen obra del mismo Magister, por cierto muy diestro. Si buscas en mis entradas anteriores, verás que la del 20 abril 2008, titulada ¿Sansón era un "comodón"?, lleva las fotos de Rebolledo y Vallespinoso. Aunque hay otros ejemplares quizá del mismo autor, o de su taller, como el capitel de Santa María de Aguilar de Campoo (hoy en el Museo Arqueológico Nacional) y el de Moarves de Ojeda.

Salud y fraternidad.

Alkaest dijo...

Mi señora Minerva. Encantado de hacerte viajar con la imaginación y las fotos, si escuchas atentamente quizá puedas captar algo de lo que esas piedras susurran...

Salud y fraternidad.

BARUK dijo...

..ejemmm... yo se donde hay otro "Sansón" del mismo maestro, clavadito al de la foto, pero si os lo digo... no me vais a mirar mal???...

Salud y románico

Alkaest dijo...

¡Desembucha, hermana Oca! A ver si hay suertecilla y no lo tengo en mis archivos...
¡Vamos, vamos! ¡La impaciencia me devora...!

Salud y fraternidad.