miércoles, 14 de enero de 2009

“Ianuarius: Janua Coeli”

El año viejo, lleva sobre sus hombros al año nuevo. Templo de Santa María la Real, arquivoltas portada sur, Sangüesa (Navarra).
.
Ahora, que acaban de cumplirse los idus de Enero, vamos a hablar de él. En las pinturas, manuscritos y esculturas románicas, este mes suele representarse mediante un personaje de doble o triple rostro, cuyas caras miran en direcciones opuestas. Se trata de Jano, el patrón de los Collegia Fabrofum: las Cofradías de Constructores, porque era la divinidad de la iniciación a los “misterios”, que, como en todas las civilizaciones tradicionales, estaban vinculados con el ejercicio de las artesanías. Esto, lejos de desaparecer con la civilización romana, pervivió sin interrupción a lo largo de la Edad Media, y se transmitió regularmente a los gremios que mantuvieron el mismo carácter iniciático, en especial el de los albañiles.
.
La llave dúplice de Jano, la divinidad que tiene el tiempo en sus manos. Templo de San Juan de la Peña, muro del claustro, (Huesca).
.
Este es uno de los escasos dioses latinos que no tiene paralelo en la religión griega, es una divinidad indo-europea antiquísima que los romanos asociaban con el principio de los tiempos. En la religión romana, Jano o Ianus, era la divinidad que simbolizaba el paso de una cosa a otra y presidía, por tanto, todos los principios y finales de algo: las puertas; el primer mes del año; y su primer día: las calendas ianuarias; incluso, la primera hora del día. Presidía además los solsticios, el de verano era “ianua inferni” y el de invierno “ianua coeli”.
.
Jano es el “Portero” celeste, que tiene las llaves del tiempo cuya puerta controla. Templo de San Juan de la Peña, capitel claustro, (Huesca).
.
Esta divinidad da nombre al mes de Enero: Ianuarius, como puerta de paso desde el año viejo al año nuevo. Le estaba consagrado el noveno día de dicho mes, cuando se celebraban sus fiestas, llamadas Agonalias. En ellas los umbrales de las casas se adornaban con coronas de flores, ramas de laurel, y las gentes se visitaban para intercambiar regalos y felicitaciones.
Al empezar el día, se le hacían ofrendas de vino e incienso para invocar una jornada favorable. Igualmente se le hacían ofrendas, antes de emprender un viaje. En su templo de Roma, sobre la colina del Janículo, se hacían las ceremonias principales, porque según la tradición aquí había hospedado Jano al fugitivo Cronos-Saturno, quien a cambio le concedió el don de la sabiduría y la clarividencia.
.
Jano en el banquete del Año Nuevo. Templo de San Pedro, arquivoltas portada norte, Echano (Navarra).
.
Se lo representa con doble rostro, Jano bifronte: el pasado y el futuro; o con tres: pasado, presente y futuro. Sus atributos son el bastón y las llaves... Cuando aparece con ellas es Janus Ianitor: el portero celeste.
Durante el periodo románico aparece en varias actitudes: abriendo las puertas del templo, que empuja con sus manos; sobre una muralla, con una llave en cada mano; sentado junto al hogar, calentándose o avivando el fuego; sentado a la mesa, dándose un banquete, como lo nombran los juglares medievales:
.
“Estava don Ianero a dos partes catando
cercado de çecinas, cepas acarreando
tenía gruesas gallinas estava-las asando
estava de la percha longaniças tirando”
.
(Libro de Alexandre, inicios s.XIII).
.
“Hacia dos sitios mira aqueste cabezudo;
capirotada y aves almorzaba a menudo
hacía cerrar cubas, llenarlas con embudo
protegerlas con yesos que guardan vino agudo”.

(Arcipreste de Hita, Libro de Buen Amor, 1330).
.
Jano Triforme. Templo de San Martín, capitel portada sur, Artaiz (Navarra).
.
Existe sin embargo otra versión, quizá relacionada con el solsticio de invierno: Janua coeli, “Puerta del cielo”, en la que Jano es un anciano, de triple rostro, sentado entre vegetales que inician ahora su etapa de crecimiento interno, para acabar brotando en primavera y madurando en verano. Así aparece Jano, en el templo de Artaiz (Navarra). Su cabeza triforme, tiene los rostros laterales con los labios fruncidos, como si estuviese silbando la enigmática canción de los tiempos, idos y por venir, mientras el rostro que nos mira permanece con sus labios cerrados, mudo.
.
René Guénon, el gran simbolista, nos define así el sentido de esos tres rostros:
El auténtico rostro de Jano, invisible, es el de quien contempla el presente y no los dos visibles: el del pasado que ya no existe, o el del futuro que está por venir. Ese tercer rostro, en efecto, es invisible porque el presente, en la manifestación temporal, no constituye sino un instante inasible. Pero cuando el ser se eleva por encima de la temporalidad transitoria y contingente, toda realidad queda preñada de presente. El tercer rostro de Jano simboliza el “sentido de la eternidad”. Una mirada de ese tercer rostro lo reduce todo a cenizas, es decir, destruye toda manifestación. Con todo, cuando la sucesión se trueca en simultaneidad, lo temporal en intemporal, todos los seres vuelven a encontrarse y moran en el “eterno presente”, de modo que la destrucción aparente es en realidad una “transformación”.
.
Salud y fraternidad.

15 comentarios:

syr dijo...

Me interesa, especialmente, su versión trifonte, pues tengo entendido que el tres parece haber tenido una sacralidad importante entre los celtas, ya que en aquella religión eran frecuentes los dioses trinos, dioses con tres manifestaciones, dioses que viajaban de tres en tres o dioses con tres cabezas.

¿ Podría aventurarse una extrapolación de este sentimiento ancestral a la figura del trébol usada por los "evangelizadores" irlandeses para introducir la idea cristiana de la Trinidad?.

Salud y románico

Alkaest dijo...

La vía celta es siempre un camino muy interesante de recorrer, aunque no esté exento de peligros.
Nuestros célticos antepasados, no sólo tenían "dioses triples", sino "diosas triples", y genios o espíritus naturales "de tres en tres..."
Por supuesto, a los difusores de la nueva religión les vino de perlas este antecedente, para intentar introducir su abstruso concepto "trinitario", entre aquellos a quienes "convertía".
Lo del trébol, muy interesante. "Se non é vero, é bene trovato..."

El "triplismo" celta, divinidades con tres caras o tres cuerpos, se refiere a entidades benevolentes dedicadas a la abundancia y prosperidad. Una imagen triple, explicita la potencia suprahumana de la divinidad: es irreal y por tanto sobrenatural. Además simboliza la totalidad, abarcable solo por seres divinos: pasado, presente, futuro; detrás, delante, aquí; tierra, cielo, inframundo. La pluralidad, era una forma de potenciar la idea de "Poder" divino, por lo que se aplicaba especialmente a las divinidades que se ocupaban del destino y bienestar de los humanos.

Tanto era el favor de que gozaban las divinidades triples, que durante el medievo este concepto se conservó en la figura protectora de Jano, como alegoría del mes de Enero, el que abre el año, aquel cuyo comienzo -con buen o mal pie- puede definir al resto de los meses.

Salud y fraternidad.

A Ulloa en fotos dijo...

Si hiciste el Camino de Santiago pasate por mi tierra: A Ulloa, y reconocerás alguno de los sitios que aparecen en la etiqueta de románico en mi blog:

www.aulloaenfotos.blogspot.com

Te invito a visitarme, especialmente la que titulo "Arbore de Nadal".

Saludos galaicos

Baruk dijo...

Que entrada más chuli!! y enriquecedora.

A todo el mundo le atrae la figura de Jano, quizá porqué simboliza aquello a lo que estamos sujetos.

Pasado, Presente y Futuro forma parte de nuestro "Tiempo" de manera irremediable...aunque la reflexión de Guerón nos da una pizca de esperanza:

"""...Pero cuando el ser se eleva por encima de la temporalidad transitoria y contingente, toda realidad queda preñada de presentes"""

Me gusta!

Tomo nota ...intentaré ponerlo en práctica!!


Salud y románico

Alkaest dijo...

Ya sabía yo, que a Baruk le gustaría la "cancioncilla" que silba el jano Trifaz, una tonada que no pasa de moda...

Salud y fraternidad.

Minerva dijo...

Geniales las fotos del Templo de San Juan de la Peña: La llave y la puerta. Por supuesto, robadas estan :P

Minerva dijo...

Por cierto, con que programa se abren?

Alkaest dijo...

Amiga Minerva, no se si me hablas en metáfora, y bromeas sobre abrir la puerta de la foto...

Si por casualidad te refieres a las fotos reales, la cosa es más grave. Tengo algunos conocimientos de la sabiduría esotérica "informática", pero tan solo soy un pobre iniciado, y lo que me pides requiere por lo menos el grado de adepto.
No tengo ni idea de lo que me dices, yo descargo las fotos de mi cámara al ordenador, las archivo, luego las coloco en el blog según las necesito y ahí se quedan. El resto es esoterismo en estado puro, ignoro en que programa están o cual las abre.
Esa es la cruda realidad...
Siento no poder servirte en algo que, de seguro, es sencillísimo para quienes saben de ello.

Salud y fraternidad.

Minerva dijo...

Jajaja, siento mucho ponerlo en semejante aprieto, ya solucione el lio de la foto. Sobre abrir la puerta de la foto, no es tan mala idea, mmm, le dare "vueltas" al asunto. Saludos!

Anderea dijo...

¡Cómo me ha gustado esta entrada, Alkaest! ¡Cómo quisiera ser Jano y, al mismo tiempo, la mortal que soy!

Enhorabuena y muchas gracias por compartir de este modo tan evocador tu conocimiento. Para mí, es como si te escuchara narrar cada historia, así, rodeado de tus contertulios y contertulias, cerca del hogar.

Alkaest dijo...

¡Bueno, mozas y mozos! Tanto que me congratulo, de haberos hecho pasar un buen rato con mis pequeñas aportaciones. Uno, en lo que cabe, también se regocija y disfruta mientras escribe éstas cosillas. Así que, el placer, es doble.

Salud y fraternidad.

pallaferro dijo...

Tuve una leve intención de profundizar sobre Jano hace unos dias, allà por año nuevo, pero no lo hize. Ahora me encuentro con tu exposición: clara, sintética, completa... magnífica.

Como si me hubieras leido el pensamiento y te hubieses dicho "voy a prepararle un resumen de Jano".

Me ha parecido muy, pero que muy, interesante!!!

Alkaest dijo...

Pallaferro, me das miedo... No quiero caer en "bucolismos esotéricos", prefiero creer que es "casualidad", pero lo cierto es que nos andamos "pisando los talones del blog". Yo escribo del solsticio y tu, zás, lo mismo; voy a entrarle a los "magos" y su proskinesis, y tu vienes pegando con el capitel que yo pensaba poner; me dedico al "cerdo de san Antón", y tu, dale, los santos barbudos; que si Jano, pues ambos a lo mismo.
Vamos a creernos que es "casualidad", porque si no tendremos que pensar en un "episodio agudo de causalidad". O telepatía, "blogueril". O es que pensamos muy alto... O haberlas ahilas...
¿Serán "efectos secundarios" de la visita a Barahona?

Salud y fraternidad.

El Hortulano dijo...

Excelente tu artículo y excelente que alguien se acuerde de Jano y sus caras/puertas que se abren en determinado momento del año para quien sepa y/o quiera cruzarlas.

Ya Guenon disertó sobre ello en su estupendo "Símbolos Fundamentales de la Ciencia Sagrada" cuya lectura recomiendo encarecidamente, aunqeu su idea de la Arte fuese diferente a la original y primigenia.

Sobre Jano y sus puertas/caras podéis leer el texto que puse en el blog aquí:

http://elhortulano.blogspot.com/2008/06/el-solsticio.html
Un saludo cordial.

Anónimo dijo...

pasate por SAN ANTOLIN DE TOQUES, Galicia, y te maravillaras con su calvario romanico y la simbología de su iglesia primitiva..
iñaki carmona
http://www.psicofoniasdialogos.webparticular.com
cuadernopsicofonias