domingo, 6 de septiembre de 2009

Los gatos de Freyja.

“Y entonces vino Njord con su barba negra,
y detrás de él Freyja, con su túnica ligera,
y alrededor de sus esbeltos tobillos
jugaban los gatos grises”
.
[William Morris, “Los amantes de Gudrun”, 1876].
.
Freyja, emanación de la Madre Tierra, es una divinidad celto-nórdica de carácter dual. Por un lado es la diosa del amor fructífero y la lujuria, como fuerza fertilizadora, vital; así, durante la estación cálida, recorre los cielos sobre un carro tirado por gatos, símbolo de sus cálidos afectos y fecundidad, haciendo germinar semillas y frutos, bendiciendo las cosechas. De otra parte, es divinidad de la muerte, en el sentido de madre amorosa que reclama a sus hijos para que descansen en su regazo; por ello, durante la estación fría, desde su carro, cubre la tierra de hielo y nieve para protegerla hasta que regrese el sol.
.

El carácter “solar” y “revitalizador”, abarca toda su genealogía. Es hija de Njord, dios gaélico del viento y el mar, y de Nerthus, la Madre Tierra. Su hermano gemelo es Freyr, dios de la luz solar fertilizadora junto con la lluvia. Su esposo es Odur, el sol del verano que trae la abundancia. Incluso su aspecto oscuro es positivo, cuando participa en los combates, como Walfreyja, “conductora de las Walkirias”, se reparte con Odín los espíritus de los héroes muertos en batalla, que ella hace habitar en su luminoso palacio de Sessrumnir.

Tenía numerosos templos por toda Europa, que persistieron en la Edad Media, el gran santuario de Freyja en Magdeburgo fue destruido por Carlomagno (742-814), aunque pervivieron los pequeños templos rurales al menos hasta el s.XII. El gran templo de su hermano Freyr, en Uppsala (Suecia), sobrevivió hasta mediados del s.XIII. Cuando sus templos fueron destruidos por la prepotente intolerancia judeo-cristiana, los campesinos continuaron su veneración a los hermanos, Freyja y Freyr, mediante cuencos de leche que colocaban en los sembrados, para refrigerio de los divinos gatos.
.
Todavía hoy, entre los nórdicos, los nombres levemente modificados de estos hermanos sirven para designar “señor” y “señora”. Y el día que conocemos como “viernes”, es para ellos “Freytag”, el día de Freyja. Al estar consagrado a tan singular pareja, propiciadora del amor y la fertilidad, era el día indicado para contraer matrimonio, costumbre que persistió, hasta que los sacerdotes de la nueva religión se negaron a celebrar bodas en viernes, alegando que ese fue el día en que murió el mítico Cristo.
.No obstante las restricciones, anatemas y persecuciones, una gran parte de las gentes sencillas continuaron venerando a los gatos de Freyja, y al morir escogían ser enterrados, no bajo el signo del dios judeo-cristiano, sino bajo la protectora rueda solar, el poliskel de numerosos brazos, símbolo de la energía revitalizadora del Sol. Así, numerosos templos románicos conservaron, hasta no hace mucho, gran cantidad de estelas funerarias marcadas por el símbolo de Freyja y sus gatos sagrados.
.
Freyja, la Diosa más hermosa en el cielo, la más honrada
por todos después de Frigg, la esposa de Odín”
.
[Mathew Arnold, “Balder Dead”].

Salud y fraternidad.

9 comentarios:

juancar347 dijo...

Increíble, y encima parecen que posaron ex-profeso los gatos. Desconocía esta faceta de la mitología nórdica, pero sí sabía de la gran importancia que los gatos tenían en Egipto, y también de las numerosas persecuciones y masacres a que han sido sometidos a lo largo de los siglos. Siempre ha habido matagatos, sobre todo en Francia, que iban con su saco (tal vez alguien extrapoló esta versión del hombre del saco adaptándola a los niños) donde agarraba todo gato que se encontraba y después los ahogaba en el río. Luego hubo alguien que consideró la conveniencia de mantener siempre gatos en las bodegas de los barcos para prevenir la abundancia de ratones. En fin, que me parece una entrada de lo más interesante y genunina..

Crispín dijo...

Miau... cuando me vas a presentar esa linda gatita?

Iconos dijo...

Querido Alkaest: amante de los gatos -siempre hay alguno/alguna haciéndose dueño de mi casa y peleando por su espacio con los perros- he de darte las gracias por el instructivo e interesante comentario minino. Ahora sé por qué mi gata Pepa es tan regia. Un abrazo.

Mar dijo...

Crispín, ¿a que gatita te refieres?

Crispín dijo...

Pues a que gatita va a ser... a esa! a esaaaaaa!!!!!!


***

Alkaest dijo...

¡No se me amontonen, circulen, vamos, vamos!

Hay que ver, la espectación que han despertado unos "lindos gatitos".

Amigo Juancar.
Pues bien, las fotos son de esas que no se repiten en un millón de años. Me refiero a la escena, que aunque la busques y prepares no te saldrá jamás, si no es del natural nada.
¿Quien iba a pensar que en aquel jardín privado de Escaño (Burgos), donde penetramos invitados por su dueño para algo bien distinto, íbamos a encontrar esta escena sagrada?
Allí todos estaban pendientes de la románicas explicaciones, del señor Mariano, sobre restauraciones y demás. Pero un servidor, que como siempre, llega tarde a todas las meriendas y se pierde los postres, al entrar rezagado pudo contemplar al felino, encima de la estela discoidal, completamente medieval y con su céltico poliskel en cada cara.
¡Nunca es tarde si la foto es buena!
El felino (desconozco si era gato o gata), miró pasar a la "tropa" en tropel sin inmutarse, luego me miró a mí hacer fotos y se dedicó a lo suyo, lavarse y ver pasar la vida.
Ojo al dato. Hasta que no se impuso la religión judeo-cristiana, los gatos fueron tratados en Europa como seres especiales, amigos de los dioses y diosas.
___________________

Amigos Crispín, Iconos y Mar.
Veo que pertenecéis a la tropa de amantes de los gatos.
Felicidades por vuestro buen gusto, en cuanto a que aquí actuemos de "celestinos", presentando felinos con vistas a formar pareja... ¡Un poco de seriedad! Este es un blog románico, esos menesteres "erótico-festivos" son mas propios del blog "Pájaros Viajeros", que dirige y administra el gato Sir Crispín de Cheshire, mi noble amigo felino (noble, aunque "europeo común"), al que podéis acudir diciendo que os envía un servidor.

Salud y fraternidad.

LAQUEDUERMECONPEDRO dijo...

Mientras por estos sures, y más con la rigurosas calores que nos azotaban, no había diosa que se apiadara y nos librara del "castigo bíblico" de ganarse el pan con el sudor de la frente (pero cada uno con la suya, eeehh!!! a la frente me refiero)
¡¡¡Parece que ahí se lo pasó bien hasta el gato!!!

Bueno, menos mal que ¡por fin es viernes! y bien sabe Freyja que no es porque sea día propicio para...contraer matrimonio!?... Dios me libre ¡con la que está cayendo!

Un fuerte abrazo.

Mar dijo...

Que hablamos de románico, pues el gato o gata de la foto es románico... o no? Ah, no! que la variedad es gato romano. Esto... ya me voy al blog de Pájaros Viajeros. Emplazo allí a D. Cripín para comentarle lo que quiero :)

Alkaest dijo...

Muy agudo lo del "gato románico", aunque creo que este ejemplar felino estaba "algo enrazado", con abisinio por lo menos...

Para ver fotos de Sir Crispín, rebusca, con paciencia gatuna, entre las diversas entradas del blog, "Pájaros Viajeros", incluso las "entradas antiguas", al final del blog, y te llevarás la sorpresa de ver al Crispín "jugando a la Oca" y combatiendo contra "la feroz pajarita de papel", su gran enemiga.

Salud y fraternidad.