miércoles, 27 de febrero de 2008

¡El séptimo sello!

Templo de San Esteban, tímpano portada sur, 1188, Moradillo de Sedano (Burgos).
.
Templo de San Juan y San Pedro, friso fachada sur, hacia 1185, Moarves de Ojeda (Palencia).
.
Las imágenes románicas más “ortodoxas” son también las de simbolismo más complejo. El Cristo Pantocrátor, no es “el buen Jesús” del evangelio, es el “Juez del dies irae” apocalíptico. Este Dios del “Día de la Ira”, tiene en su mano el libro sellado, con siete sellos, cuya apertura convoca a los cuatro jinetes y los siete ángeles del Apocalipsis, para las terribles pruebas que purgarán la humanidad y darán lugar a un nuevo ciclo cósmico.
El Dios-Juez aparece sobre un trono, a veces soportado por leones, o por un arco iris y rodeado de dos semicírculos que, dispuestos verticalmente, conforman la “mandorla” o “almendra mística”. Es el símbolo del mundo superior, el cielo (lado derecho), y el inferior, la tierra (lado izquierdo). Entre estos dos, equilibrándolos, se manifiesta el Juez Justo, el Dios “de la cólera, la ira y la venganza” –no entraremos en semánticas teológicas, ni en lo afortunado o desafortunado de tales expresiones, para una divinidad que se presupone todo amor y bondad-.
La mandorla, es la conjunción de los opuestos: cielo-tierra, yin-yang, donde se equilibran las fuerzas cósmicas y del espíritu, para renovar la fuerza creadora, vida-muerte, involución-evolución. Por ello, la Suprema Divinidad es presentada dentro de la almendra, justo en el acto de juzgar la vieja humanidad y dar paso a una nueva. Así, su mensaje es también doble: de advertencia a los transgresores, de esperanza a los justos.
Aunque esta Divinidad se manifieste en forma masculina, la Divinidad femenina no está lejos. Esa almendra adopta la forma del símbolo sexual femenino, al colocar el Creador-Recreador en el centro se quiere subrayar la idea de “Nacimiento-Renacimiento” de la humanidad, propio de la Diosa Madre. Simbolismo reforzado porque, dicha figura almendrada, adopta una morfología asimilada al huso de hilar consustancial a la Magna Mater y a las hilanderas de la Religión Antigua, como las Moiras, Parcas, Nornas o hadas. Huso con el que hilaban, para tejer la vida de los seres humanos.

3 comentarios:

BARUK dijo...

Interesante.

Y por qué una almendra? dejando aparte lo de la vesicula mater..., sabes que esconde ese significado?

Salud y románico

Alkaest dijo...

La explicación teológica oficial es que, al igual que la almendra simboliza "lo esencial" recubierto por la cáscara de "lo aparente", el Cristo tiene una naturaleza divina -lo esencial-, recubierta por una naturaleza humana -lo aparente-. Claro que, esto, no explica porqué el románico representa también a la Virgen, dentro de la almendra, aunque ella no tenga naturaleza divina que disimular. Cosa que si se explica atendiendo al sentido ancestral, de esa forma geométrica, como símbolo del seno de la Gran Madre, dadora y regeneradora de vida.
Salud y fraternidad.

BARUK dijo...

Esa explicación "teológica oficial" com tu la llamas, está muy bien, realmente buena..., pero faltaría saber si se esta totalmente de acuerdo con ella.


En cuanto a la representación de la Virgen dentro de la mandorla y que no tiene naturaleza divina que disimular?, pues no se que contestarte, difícil expresarlo..., O bien su naturaleza es tan divina como la Divina (a lo que yo me apunto), o asimilan a la mandorla de la Virgen un concepto diferente a la del Maiestas, aunque mandorla al fin y al cabo.

Por cierto, buen nombre le has puesto al blog, sí que es un laberinto!!
Buscando esta respuesta he aparecido en otro tuyo de pico y cepo.

Creo que si vuelvo deberé de utilizar el hilo de Ariadna para no perderme!:)

Salud y románico!!...mm,quiero decir..., salud y fraternidad!!