jueves, 7 de febrero de 2008

Galerías porticadas, "claustros populares".

Templo de San Miguel, algunos consideran que es la primera galería porticada del medievo ibérico, s.XI, San Esteban de Gormaz (Soria).
.
Templo de San Cristóbal, solo conserva su mitad derecha, del románico pleno, s.XII, Canales de la Sierra (La Rioja).
  Templo de San Julián y Santa Basilisa, su figura estilizada anuncia ya el gótico, s.XII, Rebolledo de la Torre (Burgos).
.
Las galerías porticadas, tan características del románico ibérico, en el medievo constituyen un espacio social ideal. Allí se reune el Concejo de la villa, para tratar asuntos de interés común. Pero también, según los días y las horas, se reunen labradores y artesanos, a conversar de sus pequeñas experiencias cotidianas. Damas nobles, con sus dueñas, que cuchichean de ésto y aquello. Mujeres corrientes, que cotorrean con las vecinas, sin dejar de vigilar a la montaraz chiquillería. También rapaces ociosos, que en los poyos entre arcos juegan alquerque con el tablero que alguien grabó sobre la piedra. O chiquitas bravías, que con yeso han dibujado un camino espiral en las baldosas, para recorrerlo a la pata coja. Y mozos, con mozas, que juegan a darse achares de amor, más o menos disimuladamente, antes que el padre cura los llame al orden. Y allí los viejos, en días de lluvia, encuentran refugio del agua, en días de sol, protección del calor, mientras ven pasar sus días. Hasta que llegue el postrero, cuando descansen bajo esas mísmas baldosas sobre las que juegan niñas y niños, ajenos al cíclico devenir de los tiempos.

Salud y fraternidad.