lunes, 4 de febrero de 2008

La canción de Madre Tierra

Monasterio de San Pedro, s.XII, Villanueva (Cangas de Onís, Asturias).
.
Claridad de estilo y pureza de líneas, dan como resultado serenidad. Es lo que nos transmite el triple ábside de este templo, la única parte románica –junto con la portada- que ha sobrevivido del conjunto monástico medieval. El mensaje es llano y directo, no hay elementos que nos distraigan: una sobria ventana central, dos simples aspilleras laterales, un par de columnas adosadas y el juego de canes con metopas, todos de una ruda y brutal sinceridad. No hay filigranas, ni conjunciones de estructuras complejas. Y, sin embargo, cuanta belleza calmada. El espíritu se deja mecer por la energía que, mansamente, fluye de estas piedras. Unas piedras, tan sabiamente trabajadas por el Magíster y sus canteros, que nos susurran el cántico intemporal de la Madre Tierra.