jueves, 10 de enero de 2008

Bailando con unicornios

Ermita del Cementerio, ruinas s.XII, Bárcena de Pienza (Burgos).

La dama ideal, que acoge en su regazo a estos míticos animales, puede ser tanto una imagen del espíritu humano, en su aspecto de aquella pureza primigenia que debe recobrar, o bien una imagen de la Madre Tierra protectora y dispensadora de cuanta energía fecunda nos rodea. Y puede ser muchas cosas más, el simbolismo, no lo olvidemos nunca, tiene múltiples rostros cuyas bocas hablan a través de estas imágenes. ¿Sabremos escuchar las voces susurrantes de las piedras románicas?

4 comentarios:

Beato dijo...

Buen trabajo, amigo.

Te felicito por la calidad de tus fotografías y la síntesis de tu descriptiva "románica".

Un saludo desde http://www.circuloromanico.com

Jesús M. Landart dijo...

Sabremos escuchar, o lo intentaremos, pero ay, ¿y entender?

Alkaest dijo...

Bastante sería ya que escucháramos a las piedras, pero mejor aún que dialogáramos con ellasm de tú a tú -intelectualmente, se comprende-, porque de ese intercambio silente puede surgir el entendimiento. En cada uno según su desarrollo espiritual.

Salud y fraternidad.

baika dijo...

excelente

baika.madrid