jueves, 10 de enero de 2008

¿Un montón de piedras?

Colegiata de Santa Juliana, claustro s.XII, Santillana del Mar (Cantabria).

Templo de San Pedro de la Rua, claustro mediados s.XII, Estella (Navarra).

Cálculo y proporción diferentes, día lluvioso y día soleado, dos estructuras tan iguales y tan distintas. Aunque el resultado final es idéntico, un espacio para la serenidad. Un ámbito donde se respira el espíritu de la Madre Tierra. Y todo ello conseguido con tan solo un montón de piedras. Claro que hay que saber mucho de piedras, para "amontonarlas" tan convenientemente. Hay que ser Magister Lapidarius.