lunes, 14 de enero de 2008

De templo a templo y tiro porque me toca

Templo de San Nicolás, s.XIII, Soria capital. (Actualmente en atrio de San Juan de Rabanera).
.
San Nicolás, uno de los más ricos templos románicos de Soria, amenazaba ruina en 1858, la celtibérica solución fue demoler sus bóvedas y mirar para otro lado. En 1908, como la ruina seguía "arruinándose", su portada se desmontó y aprovechó para el restaurado templo de San Juan de Rabanera, junto con numerosas piedras de los muros que, a modo de pavimento, dejaron el atrio de San Juan hecho un primor. La mayoría de esos sillares están marcados con el símbolo de la "Pata de Oca", señal distintiva de los canteros medievales que los designa como hijos del Maestro Jacques. Allí, sobre el suelo de San Juan, semejan huellas petrificadas de alguna Madre Oca ancestral que, a través de los siglos, nos dice cómo en esta casilla del Juego hay algo significativo.